El Barracón finalista en los prestigiosos premios nacionales Juan Mayorga

Nuestro grupo ha sido seleccionado por El señor Ibrahim y las flores del Corán en la VI Edición de los Premios Juan Mayorga como finalista en 3 categorías: Mejor Espectáculo, Mejor Actor Protagonista y Mejor Fotografía.

Estos galardones son los más apreciados ya que reconocen y distinguen a los mejores trabajos de toda España durante 2018.

Son organizados por ESCENAMATEUR y están patrocinados por la Fundación SGAE y el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Los ganadores se conocerán en la Gala de entrega de premios que se celebrará el próximo de 6 de abril.

El Barracón está feliz por estas nominaciones.

Gracias, compañeros de los otros grupos, ya que, con vuestros votos, nos habéis llevado hasta aquí; el ser elegidos por este procedimiento nos enorgullece aún más.

¡Viva el Teatro!

Año nuevo, nuevos premios

2 GRANDES PREMIOS Y 2 NOMINACIONES EN UTIEL

EN ESTA OCASIÓN, POR “LA PIEDRA OSCURA” DE ALBERTO CONEJERO

El 12 de enero se celebró la gala de clausura del XXXIII Concurso Nacional Ciudad de Utiel, sin duda uno de los mejores certámenes de teatro amateur por la cuantía de sus premios, el número y la calidad de los grupos seleccionados y la justicia en las decisiones del jurado; pero, sobre todo, por la inmejorable organización a cargo de la Agrupación Escénica Enrique Rambal, con todos sus miembros pendientes de los participantes con un trato entrañable inolvidable. Así lo dijimos en las palabras de agradecimiento. Por si fuera poco, el público vive el certamen dentro y fuera del gran teatro Rambal, una auténtica joya de la arquitectura.

Alejando García y Carlos Manrique, fueron nominados a mejor actor protagonista.

César Gil y Carlos Manrique, nominados a mejor dirección.

Carlos Manrique consiguió el premio al mejor intérprete por tercer año consecutivo, algo no logrado nunca en la historia del certamen.

El Barracón alcanzó el 2º premio al mejor montaje, logrando subir al pódium de los grandes premios por sus tres últimos espectáculos representados en Utiel, hecho también histórico.

El primer premio fue concedido a la compañía Carafur y La Baranda, de Elche, por su gran montaje de “Presas”, alcanzando también todos los restantes premios, exceptuando los concedidos a El Barracón.

Estos galardones nos satisfacen porque nos permiten encarar nuevas producciones y porque los consideramos un reconocimiento al trabajo que todos los barraconeros hacemos, invirtiendo mucho tiempo, esfuerzo e ilusión para conseguir montajes dignos. Y son distinciones que, para nosotros, tienen gran valor porque todos los grupos participantes en esta edición tuvieron un nivel altísimo.

Como es nuestra costumbre, y como no debe ser de otra manera, honramos la memoria del gran actor, del gran hombre de teatro, don Enrique Rambal, acudiendo con los premios a su panteón al día siguiente.

Gracias, muchas gracias, Utiel.

Lo que hacéis sí es hacer afición, sí es hacer teatro. Sí…, simplemente: SÍ. ¡Adelante!

Los barraconeros ante el mausoleo de Enrique Rambal .
De actor principiante ante el que fue gran actor.
Los barraconeros con el alcalde de Utiel, Fernando Benlliure, y la Concejala de Cultura, Paula Roda.
Los directores de “La piedra oscura” con el alcalde de Utiel.
Los barraconeros Jesús, Carlos, César y Miguel con los premios.
Premiados como mejores intérpretes principales: Ángela Girona y Carlos Manrique.
Carlos agradeciendo su premio.

El Barracón sale del sueño

Se aproximan las vacaciones y nuestro grupo para sus representaciones para preparar la temporada próxima.

Han sido unos meses de muy alta actividad escénica para un grupo como el nuestro. Ni hemos podido tener al día nuestras redes sociales. Por eso, es hora de volver la vista atrás: a recientes actuaciones.

En ellas, hemos encontrado unas circunstancias que nos permiten este titular:

EL PODER SANADOR DEL TEATRO

Ocurre hasta en las más importantes salas y con los más reconocidos intérpretes: el público tose mucho sin tratar de disimular esos sonidos; algunos espectadores no sólo olvidan desconectar el móvil sino, además, atienden en voz alta la inoportuna llamada. Es una constante de los tiempos actuales, síntoma de posible mala salud y peor educación teatral. Hemos presenciado detener representaciones de grandes actores, molestos por los
carraspeos y los teléfonos. Pero felizmente hemos encontrado la fórmula mágica para atajar esos problemas: EL TEATRO.

¡Hemos comprobado el poder sanador y educativo del Teatro!

A los muy pocos minutos de comenzar nuestras representaciones se hace el silencio y enmudecen todos los sonidos ajenos a la función.

Surge el silencio, que se mantiene incluso en las transiciones con luces apagadas. Silencio que se escucha. Silencios de espectadores impresionados que impresionan a los actores. Silencios que curan toses, olvidos… Silencios emocionados que gustan tanto como las emocionantes ovaciones finales.

Veamos actuaciones y lugares.

UTIEL

Un público impresionado y emocionado ovacionó al final de una representación inolvidable de La piedra oscura de Alberto Conejero.

¡Cómo nos gusta o gustaría tener un hueco en la historia de este certamen con un público maduro, incluso en enriquecedor shock emotivo y feliz!

Lo que oímos no fueron sólo felicitaciones sino agradecimientos emocionados que continuaron en la calle y en un bar a donde fuimos a relajarnos… y también a despertarnos de nuestro particular sueño de felicidad. Personas que reconocían a los actores y…. Alguien, emocionado, casi sin poder articular palabra, abrazó y besó a los actores y… se fue… Otro dijo que nunca había visto nada mejor en el teatro y él y sus 3 acompañantes nos aplaudieron en plena calle.

¿Amigos o conocidos? No. ¿Exagerados? No parecían. Y aunque nos abochornaron (los cómicos somos tímidos), nos gustó… ¿por qué no reconocerlo?

¿Una función histórica?

Para nosotros sí… por lo que sentimos, por lo que nos hicieron sentir y por lo que seguimos sintiendo.

PAREDES DE NAVA

Un lugar histórico para una obra histórica.

Varios de los que estaban en esa sala del ayuntamiento recordaron lo que ocurrió allí en los tiempos que narra la obra.

Espectadores, buenos conocedores del teatro, impresionados, generosos. Un trato excelente. Allí, en estos días, los cómicos son respetados y admirados… queridos.

Sentimos la presencia, ¿cómo no?, de Jorge Manrique, de los Berruguete… y, sobre todo, felizmente, de los paredeños.

HUESCA

Turno para El señor Ibrahim y las flores del Corán en el Teatro Olimpia, una preciosa sala de 1925 en la que actuó La Barraca de Federico García Lorca, nuestro grupo de referencia por cuyo recuerdo nos denominamos.

En la actualidad el Olimpia ha sido reformado y es uno de los mejores y más grandes teatros en los que hemos actuado: une la belleza de lo antiguo con la modernidad y la tecnología del siglo XXI.

Una sala de iniciativa y propiedad particular que es un orgullo para Huesca y, para nosotros, un honor por habernos permitido disfrutar de una función inolvidable y con una gran acogida por el público que llenó la platea y los palcos y ovacionó de forma impresionante al final.

ALBA DE TORMES

Nuestro Ibrahim siguió viajando y llegó al Campo Charro. La sorpresa fue extraordinaria: un local precioso, lo que en el argot teatral se denomina “una bombonera”. Un lugar, y no sólo por la ciudad, para quedarse. Para querer llevarse la sala y estar representando todos los días.

Público emocionado, feliz, que no paraba de hablar con los actores. ¡Ah! Quizás no hemos dicho que los intérpretes, al finalizar nuestros espectáculos, acostumbran a ir a saludar a los espectadores a las puertas de los teatros para agradecer su asistencia y escuchar sus comentarios. Creemos que hay que fomentar la cercanía con el público y, además, aprender de ellos.

Un gran, gran, éxito.

El ÁLAMO

Turno para La piedra oscura.

Tercer año consecutivo acudiendo a este lugar.

Público que recuerda nuestros montajes anteriores, público que incluso reconoce a los intérpretes. Espectadores que saben perfectamente qué es El Barracón. Que comparan. Que dicen -y bien que nos gusta escucharlo- que nos superamos en cada espectáculo. Que nos preguntan que cuál va a ser el próximo. Que se sorprenden de nuestra condición de grupo de teatro que actúa por amor al arte. Que lo que ofrecemos es…

¡Gracias!

Un éxito incontestable.

RESUMEN

En todos los lugares, con cualquier obra, sentimos la felicidad del reconocimiento en forma de silencios, ovaciones, bravos y espectadores en pie en lugares alejados de nuestra ciudad. Es nuestro premio más deseado: saber que las muchas horas empleadas, los esfuerzos realizados, los gastos realizados, se compensan con la aprobación del público.

Los artistas lo son porque necesitan que los quieran.

Nos sentimos queridos.

Gracias a todos.

Después de lo escrito, ¿alguien puede preguntar por qué nos gusta hacer teatro?

También para nosotros el Teatro es un bálsamo para todo…. o ¡casi para todo!

¡¡Viva el Teatro!!