Todas las entradas de: El Barracon

Últimas actividades de El Barracón

Últimas Actividades y Noticias

Las actividades de nuestro grupo superan a veces nuestros medios. Volvemos a calentar motores con el inicio del curso.

Fin de Temporada

El final de la pasada temporada fue un magnífico colofón para el gran año de El Barracón. En Daganzo, en el mes de junio, nos distinguieron con los premios a la mejor dirección y al mejor actor protagonista (Alejandro García).

Y para culminar la temporada, en junio, en el Certamen de la UCM logramos ser el grupo más galardonado con 5 premios oficiales por nuestro montaje de “Las bicicletas son para el verano” de Fernando Fernán Gómez en adaptación de César OIiva: Mejor dirección escénica (César Gil y Álvaro Yángüez), Mejor espacio escénico (Alejandro García López), Mejor iluminación (Jesús Rueda Jiménez y Carlos Manrique Sastre), Mención especial al mejor elenco y segundo premio al Mejor espectáculo.

Estos premios acrecientan, aún más, el palmarés de nuestro grupo: la compañía con más galardones en los 23 años de historia del certamen.

Nueva Temporada

Los días 25 y 26 de septiembre, en la facultad de Filosofía/Filología, celebramos unas jornadas en conmemoración del Centenario de García Lorca en Madrid con una asistencia masiva.

En el primer día, el profesor Emilio Peral, con el Salón de Grados absolutamente lleno, pronunció una brillantísima conferencia sobre Federico en Madrid que siguió con un animado coloquio. Acto seguido tuvo lugar en el Paraninfo un acto poético en el que l@s barraconer@s recitaron y escenificaron textos de Federico y, lo que es aún mejor, cuantos espectadores quisieron intervenir lo hicieron. Fue un acto original y de gran emotividad.

En el segundo día se celebró una extraordinaria mesa redonda, seguida de coloquio con los asistentes, sobre Federico y el Teatro Universitario, moderada por la profesora de la RESAD Margarita Piñero y con la participación de los 2 últimos directores de la compañía oficial que tuvo la Complutense: el dramaturgo José Luis Alonso de Santos y el gestor José Manuel Garrido, y, con ellos, dos personalidades del Teatro Universitario: el gerente de la Academia de las Artes Escénicas de España, Mariano de Paco, y el Presidente de la Federación de Teatro Universitario, Alberto Rizzo. A este acto le siguió la representación, en el histórico Paraninfo, de la obra “La piedra oscura” de Alberto Conejero, seguida de un encuentro con el público al que, desgraciadamente, el autor no pudo asistir por una inoportuna gripe.

Pero esto merece un punto y aparte.

Muchos lo dijeron y vais a permitirnos que, humildes pero también orgullosos, nos hagamos eco, aunque pueda ser una exageración: “Para el Teatro Universitario, habrá un antes y un después de esta función. Será difícil que la olvidemos quienes la hemos presenciado”.

Representación Histórica de El Barracón

La fila para entrar ya era un espectáculo desde media hora antes del comienzo de la función. Pocas veces, por no decir ninguna, el Paraninfo de Filosofía había completado su aforo (cerca de 500 espectadores), con público incluso de pie, por un espectáculo teatral. Muy pocas toses al comienzo, ninguna al final (¿efecto sanador del Teatro?).

Hubiésemos preferido el silencio hasta el final pero…, felizmente, la función fue interrumpida en varias ocasiones con aplausos sinceros, emocionados, sin claque. Y tras el oscuro final, como si se hubiese accionado un resorte, como una explosión, el público estaba en pie al hacerse la luz y una ovación de 6 minutos de duración, sin muestras de querer prolongarla artificialmente, sin efusiones en forma de gritos, silbidos entusiastas, ni otras muestras de aparente entusiasmo tan de moda o preparado. Nada se jugaba; no había competición…

Era la emoción auténtica, sentida de verdad, de un público impactado por un extraordinario texto de Alberto Conejero servido por 2 actores jóvenes que no utilizan maquillaje (ni “de fondo”) y que, por si fuera poco, tienen, o parecen tener, la edad de los personajes, que se dejan la piel e, incluso, desnudan todo lo que tienen que desnudar en una entrega difícilmente alcanzable. Y así, ellos, y el grupo, logran la única auténtica compensación de intérpretes y grupos universitarios o amateur: el reconocimiento del público que supera el esfuerzo, los meses de ensayos, los gastos…

Muchos espectadores se quedaron para el encuentro con el público; en el escenario el compositor e intérprete de la música (David Lima), los directores y los actores. Preguntas y respuestas hasta que había que cerrar la facultad (realmente, nos pasamos de hora).

La Vicerrectora de Cultura, Deporte y Extensión Universitaria, Isabel María García Fernández, clausuró la representación y las jornadas; entre sus palabras dijo dos frases que nos animan a seguir: “No sabía que hubiera tanto nivel en los grupos de teatro de la Complutense” y “Cuánto se puede hacer con tan poco”. ¡Gracias! Así es; el trabajo, la imaginación y el esfuerzo suplen muchas cosas.

Y seguimos, o concluimos realmente, las jornadas… aunque ya en el exterior de la facultad.

Y nos dieron las 10…, y las 11… y…

Gracias, Alberto Conejero. Gracias a todos.

¡Viva el Teatro!

¡¡Viva el Teatro Universitario!!

¡¡¡VIVA FEDERICO!!!

Fotos de Diego Salvadores y Vicente Casado.

Y Ahora: Torrijos

Hemos sido seleccionados para participar con “La piedra oscura” en el VI Certamen de Teatro de Torrijos (Toledo). Nuestra representación será a las 20:00 horas del próximo domingo, día 13 de octubre, en el Auditorio del Palacio Pedro I.

Hace unos años conocimos este certamen, uno de los que tiene más prestigio y calidad por su organización, seriedad, afecto con el que acogen a los cómicos, amor al teatro y el lugar donde se celebra: una auténtica joya en la que esperamos no defraudar.

Fotos de Diego Salvadores y Vicente Casado.

Como La Barraca, El Barracón va a todos los lugares a los que nos permiten ir, que suelen ser los mejores… en los que no tienen prejuicios de un tipo u otro.

Esperamos seguir contando con vuestro apoyo.

¡Adelante!

Gran éxito de El Barracón con «Las bicicletas son para el verano».

El histórico Paraninfo de Filosofía de la Complu se abarrotó: más de 400 espectadores llenaron el salón… y el vestíbulo… y el pasillo con una larga cola que se formó desde media hora antes de la representación. Una emisora, con música y locutor con aires de 1936, amenizaba la espera del público impaciente porque no se abría la puerta de entrada; no era un retraso: a las 7 de la tarde, en punto, aparecieron Pablo y Luis, los dos adolescentes amigos, que hacen el Prólogo de la obra ante la mirada y los oidos sorprendidos de los presentes; delante de ellos, sin trampa ni cartón:  «Aquí, en la Ciudad Universitaria, no puede haber una guerra».

Los 2 chavales entran en la sala y, tras ellos, el público que ya ha aplaudido la escena en el hall, y va llenando las butacas… y los bancos de arriba.

Sin maquillaje ni de fondo, sin arrugas pintadas, sin canas artificiales (la caracterización tratamos de hacerla con el cuerpo y la voz desde hace años) los actores en escena, sentados en 12 sillas; la escenografía preparada: metateatro. Físicamente no hay paredes ni puertas ni ventanas: sólo una cinta marca el suelo separando a los intérpretes del lugar donde se transformarán en personajes: una puesta en escena cercana a un eliptico montaje cinematográfico, con actores sin salir del escenario y cambiando de vestuario a la vista del público.

Espacio sonoro muy diferenciado: los sonidos de la radio salen por la radio, la banda sonora por donde es el ambiente y los disparos… alguno sale de donde debe salir: de donde están situados los «pacos»: es la guerra y un disparo podía surgir de improviso, asustar… incluso matar; los espectadores se asustan… como así debió suceder.
La iluminación ajusta el lugar, la época y la hora.

El paso del tiempo, los horrores de la guerra, marcan a los personajes y el ambiente.
Las proyecciones -pocas y breves- cubren los imprescindibles cambios escénicos realizados por los propios actores y, sobre todo, muestran el deterioro de la Ciudad Universitaria madrileña, concretamente del mismo edificio en el que se está representando… ¡los efectos de la guerra!

Los brigadistas internacionales van a la Universitaria cantando «La Varsoviana»: los espectadores ovacionan la escena…

Llegan los bombardeos: bombilla que se bambolea… esperanzas, presagios… muerte… hambre culpable, justificado y deseperado… la victoria… espectadores absolutamente en silencio impresionante… emoción en escena y en platea.

«Dios sabe cuando habrá otro verano»… abrazo entre Don Luis y Luisito (ya Luis tras casi 3 duros años): los aplausos estallan, la función continúa… La radio sigue iluminada, una rosa morada yace en el centro del escenario…

Fin.

Saludos.

Fotos de Fernando Fernán Gómez: una sonriente y otra, a la manera anarquista, agradeciendo la ovación.

Dedicatoria del espectáculo en el que hay un sueño: el de que en algún lugar Muñoz Seca y García Lorca, abrazados, sigan sin entender que las heridas de la última guerra civil española no estén cicatrizadas aún, de que todavía no haya llegado la paz… Paz por la que l@s barraconer@s representan sus espectáculos.¡No a la guerra!

Bravos. Los espectadores en pie. Emoción.

Para nosotros ha sido una representación histórica que no olvidaremos; esperamos que también lo sea para quienes estuvieron en el Paraninfo.

Gracias a tod@s.

¡Viva el Teatro Universitario!

Prólogo en el Hall

El Barracón vuelve a triunfar con «La piedra oscura» de Alberto Conejero.

Un mismo día para 2 entregas de premios: en Getafe (Madrid) y Lumbrales (Salamanca).

En la Muestra de Getafe, Alejandro García y Carlos Manrique son distinguidos por sus interpretaciones.

En Lumbrales, Carlos Manrique consigue una vez más ser reconocido como mejor actor protagonista y el grupo gana el primer premio del certamen.

Gracias Getafe. Gracias Lumbrales.

Ponemos rumbo a Madrid donde el lunes 27 de mayo estrenaremos nuestro nuevo espectáculo: Las bicicletas son para el verano de Fernando Fernán Gómez, dentro del Certamen de Teatro de la Complutense. La  función será a las 19:00 horas en el histórico Paraninfo de la Facultad de Filosofía/Filología de la Universidad Complutense de Madrid; la entrada será gratuita y libre hasta completar aforo.

Gracias por apoyarnos. Te esperamos.


Getafe. Foto de familia tras la entrega de premios

Lumbrales. Hablando con el público tras actuación