EL BARRACÓN EN ARDALES.

No habíamos actuado nunca en Andalucía. Por eso nos hacía mucha ilusión ir a Ardales, en Málaga. Un pueblo precioso, con grandes atractivos turísticos, entre ellos el Caminito del Rey. Con un hotel-apartamento del que sólo pudimos disfrutar una noche… ¡Volveremos! Un largo camino para una furgoneta con escenografía y vestuario a cuestas. Esta es la vida del actor amateur: viajar cuanto más lejos y más veces, mejor (más viajó La Barraca y Federico, nuestros referentes), poco tiempo para ver, unas pocas y escasas horas para el montaje de escenografía e iluminación, apenas poder ensayar para acoplarte al escenario, representar, almorzar y cenar (si se puede), copa (si no estás cansado), dormir, madrugar, desayunar (o no) y otra vez a la carretera. Pero merece la pena. Sin duda, esta vez, sí… y mucho.

Una sala preciosa. La representación de La piedra oscura comienza… Todo bien. Se hace el oscuro tras la primera escena y la mesa de iluminación se atasca… segundos eternos… las luces no se encienden. Informamos al público. Todo se había probado en un ensayo técnico. Inexplicable. Se llama a Alex, que sale del escenario por la calle y el Mauser para sorpresa de algún peatón (en el teatro aficionado todos hacemos de todo…); y arregla el fallo: alguien tocó algo indebidamente. Decimos al público que vamos a volver a empezar (como la película de José Luis Garci, ganadora del Óscar). Fue bonito: los espectadores tuvieron oportunidad de presenciar algo insólito que engrandeció aún más las interpretaciones y el clima del espectáculo.

Como sabéis, en El Barracón valoramos más el silencio durante las representaciones que los aplausos, en esta época de toses y teléfonos móviles que suenan en los momentos más inoportunos. Pero en Ardales se hizo el silencio, casi completo: ni un aplauso al terminar las escenas… nada. Llegó el final: como una explosión, unánime, impresionante. Al dar la iluminación para el saludo, los espectadores ya estaban en pie para una larga, larguísima ovación. ¿Quién pude cambiar esa sensación desde un escenario por otra cosa? Después de estas vivencias ¿hay que explicar por qué nos gusta hacer teatro por amor al arte?

Como de costumbre, tras la actuación, salimos al vestíbulo, a agradecer la asistencia, para escuchar opiniones, para aprender… Lo que nos dijeron no vamos a reproducirlo aquí: nos da pudor publicarlo; pero pocas veces nos lo han dicho tan bonito, con tanta verdad… y con tanta gracia. No lo olvidaremos.

Con Juan Alberto Naranjo, Alcalde y Celia Ramos, Concejala
Con Domingo Muñoz, el técnico del teatro de Ardales.
En el hotel de Ardales antes del regreso a Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.